México es, para muchos, sinónimo de mojitos, playas paradisíacas o emblemáticos lugares como la Riviera Maya; aunque son algunos de los encantos que ofrece este fascinante país, para los amantes del submarinismo, México también equivale a buceo en cenotes. Estas piscinas naturales, creadas por la erosión del agua en piedra calcárea, proporcionan una experiencia de buceo indescriptible en sus mundos subacuáticos cristalinos, con formaciones rocosas caprichosas e increíbles espectáculos de luces y sombras.

En pocas palabras, los cenotes son cavidades llenas de agua dulce que, a menudo, presentan túneles subterráneos. Estas estructuras, que en un principio fueron cavernas calcáreas, son el resultado de largos períodos de erosión ocasionada por corrientes marinas subterráneas o lluvias, que causaron el derrumbamiento de sus cúpulas. Es por ello que existen cenotes abiertos o semiabiertos y cenotes subterráneos, según su proceso de formación y longevidad.

Tan sólo en la península de Yucatán hay más de 3000 estructuras geológicas de este tipo debidamente catalogadas – aunque se calcula que existen más de 7000 en esta zona – y muchas de ellas están interconectadas entre sí o con el mar, por lo que constituyen una opción fascinante y única para realizar inmersiones.

El buceo en cenotes muestra el lado más emocionante y místico del submarinismo en México ya que, por un lado, disfrutas de sorprendentes formaciones rocosas esculpidas pacientemente durante millones de años y, por otro, te adentras en lugares considerados sagrados por una de las civilizaciones más antiguas: la Maya.

Tan importantes eran los cenotes para los mayas que durante siglos ofrecieron sacrificios humanos a los dioses con el propósito de agradecer el proveerles de agua dulce. Estas ofrendas humanas eran muy comunes ya que en la península de Yucatán no hay ríos o embalses de agua dulce y grandes ciudades del imperio Maya como Chichén Itzá o Mayapán no habrían podido desarrollarse sin el agua de los cenotes como elemento indispensable para su supervivencia y progreso.

 

Si quieres leer la revista completa, descárgate la revista:

playstoreappstore