El C.B. Sonar es, en poco más de una década de existencia, la referencia en Extremadura si se habla de buceo. En este club cabe cualquier persona y no existen las cuotas. Con el propósito claro de propagar las actividades subacuáticas en la zona, han conseguido un empeño fundamental y es crear “cantera” de futuros buceadores a través de la formación. Saben que son un club diferente –en su área al oeste de España y al este de Portugal- en el que todo se hace de una manera voluntaria y entusiasta. 

Todo empezó cuando un pequeño grupo de amigos pertenecientes a un club recreativo llamado “Los Ranos” -evidentemente por su peculiar afición al buceo- decidieron fundar otro club para poder enseñar en Cáceres. Corría el año 2003 y, algunos de ellos, se habían hecho instructores de buceo.

El nombre del club guarda una graciosa anécdota y es que como en Cáceres les apodaban “Ranos” decidieron cambiar al revés las letras. Al final salió “Sonar (elevado a -1)”. “Era perfecto porque no es un nombre muy común, alude a nuestros orígenes y, además, tiene relación con el mundo subacuático”, cuenta uno de los fundadores. Además, tienen un lema: “… en el fondo somos buenos”, una ocurrencia después de que los amigos realizaran una inmersión.

Si quieres leer la revista completa, descárgate la revista:

playstoreappstore