El Club Islas Hormigas lleva ya 25 años fomentando el buceo de la Costa Cálida, en Cabo de Palos. Los socios tienen la inmensa fortuna de poder realizar durante todos los días del año inmersiones en la reserva marina, un lugar al que los expertos consideran como uno de los mejores destinos para bucear en Europa. El club se inició con ilusión, ha mantenido el éxito con gran trabajo y, el futuro, se presenta de lo más prometedor.

 

 

Su andadura comenzó a principios de los años 90 cuando un grupo de amigos buceadores tuvieron la necesidad de unirse para compartir su entusiasmo por el mar. Así se creó el club y se le otorgó el nombre de una de las zonas de reserva marina, Islas Hormigas, una ‘ofrenda’ a este especial lugar.

Con el objetivo fundamental de disfrutar y con mucho compromiso, el club celebra este año su 25 aniversario y, según, el responsable del club, Juan Carlos Farra, el secreto es: “La atención personalizada. No perder aquello que hizo que este club naciera. Ese espíritu de amigos que se juntan a bucear, cuidando el detalle al máximo. Hacer que quien entre en el centro se encuentre, principalmente, con un grupo de amigos, y disfrute de todo momento, dentro y fuera del agua. Nuestra filosofía es mezclar tradición con innovación, y siempre pasándolo bien, con seguridad y disfrutando con lo que hacemos”.

Su cuartel general se encuentra en una antigua casa de pescadores a pie de puerto. Se trata de una localización espectacular para su labor. En un espacio de unos 500 metros cuadrados están las oficinas, la tienda, los vestuarios, área de endulce, zona húmeda, alquiler de equipos, etc. Por supuesto, no falta un aula totalmente equipada con todo lo necesario para impartir los diferentes cursos, además de una zona de descanso contigua con necesaria área Internet e incluso una barbacoa. En palabras del gestor: “Sí, un club de buceo, pero no deja de ser un poco la casa de todos”.

Además, el club dispone de tres embarcaciones con capacidad para 44 buceadores en funcionamiento de manera constante. Esta circunstancia facilita todas las actividades ya en las instalaciones están atracados los barcos y los buceadores van directamente al lugar concreto de la inmersión.

Los instructores de Islas Hormigas reconocen que las medidas de seguridad están continuamente revisadas y preparadas con un Kit completo de oxigenación y primeros auxilios en cada barco y en el propio centro, contrato con cámara hiperbárica a treinta minutos del local, comunicaciones entre todas las embarcaciones y un elaborado plan de evacuación.

En el club se respira un intenso movimiento y los socios tienen mucho que ver ya que son muy activos. “Nuestros socios no podrían etiquetarse bajo un solo epígrafe. Son y somos gente de todo tipo, apasionada del buceo que no solo nos une nuestra gran afición, sino los ratos que echamos juntos fuera del agua. Gente abierta con la que es fácil conectar. Siempre con los brazos abiertos a todos los que se pasan por aquí, dando  la bienvenida a todo el que se quiera unir a nuestra pequeña gran familia”, reconocen los responsables. Además, no hay que olvidar que la climatología de la zona permite bucear durante todos los días del año por lo que la unidad del grupo es total.

Se ofertan todo tipo de cursos de las principales organizaciones (IANTD, F.E.D.A.S, C.M.A.S., P.A.D.I., A.C.U.C., S.S.I., IHAD) y para todos los niveles tanto de buceo recreativo y como técnico. La clave para llegar a todo es: “interés y ganas de seguir trabajando y al mismo tiempo aprendiendo desde la humildad”.

“Para poder disfrutar del maravilloso mundo submarino de una forma segura,  contamos con varios instructores cualificados,  gente muy formada y con amplia experiencia, a quienes se les nota que disfrutan de lo que lo hacen, capaces de contagiar esa ilusión”, incide Farra quien apostilla que su misión es que aquellos que decidan formarse en Islas Hormigas puedan estar orgullosos.

La duración de estos cursos oscila entre cuatro y siete días, según el nivel, y consta de sesiones teóricas, prácticas y una evaluación de los conocimientos y habilidades adquiridas durante el curso. Al final del curso se obtiene el diploma acreditativo y una licencia que permite bucear en cualquier parte del mundo.

También es habitual la organización de viajes a otros lugares de España y el resto del mundo para bucear. Por ejemplo este año se vuelven a ir al Mar Rojo, pero admiten que Cabo de Palos tiene el listón muy alto y es difícil superar lo que vive en esta zona a la hora de sumergirte.

INMERSIONES

“Aún, de vez en cuando, escuchamos a gente decir que el buceo en España no merece la pena. Que hay lugares que no están mal, pero que para ver vida, vida con mayúsculas, hay que salir fuera. Pero quienes lo dicen, son sólo aquellos que no han buceado aquí. Protegida desde 1995, la reserva marina de Islas Hormigas es un paraíso para el buceo y un ejemplo de conservación y diversidad biológica”, explica el responsable del club.

Juan Carlos recuerda que en esta zona se encuentran montañas submarinas, praderas de posidonia, paredes de 40 metros con corales en las se pueden observar enormes meros, espetones, doradas, abadejos, morenas y un largo etcétera de peces que campan por estas aguas. E incluso los buceadores se pueden cruzar con sorpresas en forma de peces luna o águilas marinas.

No obstante, en el agua de la Costa Cálida hay mucho más. A distintas profundidades, yace una gran cantidad de barcos hundidos, como el mítico transatlántico Sirio, el Carbonero o el pecio Naranjito, todos llenos de vida.

 

(PÁGINA)

ENTREVISTA A JUAN CARLOS FARRA

Juan Carlos Farra es el dirigente del club y, a pesar de llevar muchos años en la brecha, no deja de ilusionarse cada día que está bajo las aguas de Cabo de Palos. Se considera un miembro más de esta familia de Islas Hormigas y está orgulloso de seguir trabajando para que todo sea perfecto.

¿Cuál es el presente del club?

Celebramos nuestro 25 aniversario gozando de plena salud, con grandes retos y ganas de seguir haciendo las cosas bien.  Una fecha que nos hace mirar atrás (pero sin perder de vista el futuro), ser conscientes de dónde venimos, y agradecer a los que estuvieron antes que nosotros que han puesto su granito de arena a lo que hoy es Islas Hormigas. Este Club es su gente, los que estuvieron, los que están y los que estarán el día de mañana. Entre todos hacemos Hormigas.

Islas Hormigas se caracteriza por la calidad, la seguridad… en definitiva la excelencia en el trato tanto a sus socios como a los alumnos de la escuela. ¿Qué opinión le merece esto?

Que nos sentimos honrados por ello. Lo único que pretendemos es que quien venga se sienta cómodo, a gusto, como a nosotros nos gustaría sentirnos a donde vayamos. Que disfruten, que aprendan, que sepan que están en buenas manos y que nuestro principal interés son ellos.

Pensamos que la seguridad no puede ser nunca un extra. Las cosas hay que hacerlas bien, no hay otra forma de hacerlas.

Son privilegiados de poder realizar las inmersiones en la reserva natural. ¿Qué destacaría de estos maravillosos lugares?

Efectivamente somos unos privilegiados por contar con estos fondos en Cabo de Palos. No tenemos nada que envidiar a otros destinos de buceo en el mundo. Disfrutar de esa cantidad de vida que aún hoy en día nos sigue sorprendiendo y haciendo de cada inmersión una experiencia difícil de describir si no se ha vivido antes. Cada buceo es diferente y es difícil sentirse defraudado.

Se habla siempre de la Reserva Marina, y no sin razón, pero no podemos olvidarnos de otras partes de la costa de Cabo de Palos. Que la Reserva ponga el listón tan alto no debe hacernos desmerecer el resto de fondos que tenemos, y los pecios,… La verdad es que muchas veces no somos conscientes de lo afortunados que somos por vivir en Cabo de Palos y poder disfrutar del buceo en sus aguas.

Hace poco tiempo ‘National Geographic’ ha incluido Islas Hormigas como mejor destino europeo para practicar el submarinismo. ¿Qué le parece?

Independientemente de lo que pueda beneficiarnos a los centros de buceo, es un orgullo a nivel a personal. Tenerla aquí al lado y que se valore como se merece, debe ser motivo de orgullo para todos, y un aliciente más en nuestro trabajo diario.

¿Cómo ve el futuro del club Islas Hormigas? ¿Cuál cree que es la evolución natural?

Seguir haciendo las cosas como hasta ahora, paso a paso, con la misma filosofía que hemos llevado hasta el momento. Trabajar para los amigos y con los amigos. Disfrutar con lo que hacemos. Contagiar nuestra ilusión al que llega nuevo. Estamos aquí para disfrutar del buceo y queremos que el que venga lo disfrute junto a nosotros.

 ¿Qué le gustaría tener o hacer en Islas Hormigas que todavía no tiene o ha hecho?

Difícil pregunta. Siempre hay cosas que hacer para mejorar. Quizás no sean grandes cosas, sino cosas pequeñas, del día a día. Iremos viendo poco a poco. Acabamos de cumplir los 25 años y aún tenemos cuerda para rato.

MUY PERSONAL

Juan Carlos Farra García. Diplomado en Turismo. Toda la vida laboral ha estado  dedicado al sector en diferentes ámbitos.

¿Cómo se inició en el buceo?

En 1996 por insistencia de amigos. Un poco como todos los que empezamos. Finalmente accedí por la insistencia de que tenía que probarlo y desde entonces no he parado.

¿Qué cursos ha realizado hasta el momento? ¿Tiene algo pendiente?

Tengo una amplia gama de titulaciones en todas sus vertientes, tanto en buceo recreativo, como en  técnico y profesional. Es difícil de enumerar todas. Aun así, siempre estoy en proceso de aprendizaje. Cada día es una oportunidad para seguir aprendiendo.

¿Qué reto tiene en el buceo?

Poner mi granito de arena en la conservación y concienciación del mundo submarino. Llevar esta pasión al mayor número de personas. Que descubran lo que yo descubrí en su momento. Que sean partícipes de ese mundo maravilloso con el que tenemos una obligación ineludible.

Realmente, ¿qué significa el buceo y el mar para usted?

Decir que es mi vida puede sonar un poco a tópico pero no se podría explicar mejor con otras palabras. Desde que me inicié en este mundo no he parado, y mientras pueda seguiré al pie del cañón. Se me hace difícil explicar mi vida sin bucear.

 

¿Por qué fascina tanto el buceo?

La experiencia en sí es algo que solo puede vivirse. Quizás es lo más parecido a viajar al espacio. La falta de gravedad, un mundo distinto al que estamos acostumbrados, etc. Se puede explicar de muchas formas pero no hace justicia. Hay que vivirlo para poder entenderlo.

 

(DOS O TRES PÁGINAS ENTERAS)

RESERVA MARINA CABO DE PALOS-ISLAS HORMIGAS

Esta reserva marina situada en Cartagena (Murcia) ha sido declarada hace poco tiempo como el mejor destino europeo para practicar el submarinismo, según la prestigiosa revista ‘National Geographic’. El motivo es que esta zona contiene una de las biodiversidades más ricas de todo el continente. Así, bajo sus aguas se pueden observar de cerca corales, diferentes tipos de peces, algas, cetáceos que se dirigen hacia el Atlántico, y hasta pecios hundidos.

Uno de los barcos más conocidos se encuentra bajo el mar de esta reserva es ‘El sirio’, que naufragó en 1906 y que fue catalogado como el mayor hundimiento civil en aguas españolas. Cabe recordar que anteriormente a la reconstrucción del faro de Cabo de Palos -en 1865- esta zona de Cartagena estuvo marcada por numerosos naufragios cuyos restos aún continúan en las profundidades marinas.

La reserva marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas es un espacio natural submarino protegido que abarca un territorio rectangular de unos 19 Kilómetros cuadrados entre el faro de Cabo de Palos y las Islas Hormigas.

Se trata de un gran promontorio submarino que constituye la continuación del Cabo de Palos, el cual reaparece en la superficie en las Islas Hormigas, constituyendo sus bajos fondos un gran peligro para la navegación. Fue protegido en 1995 con el objetivo de preservar la flora y fauna de la zona y como forma de garantizar una reserva de animales reproductivos de especies comerciales

La reserva marina tiene unas zonas de protección integral en la que está prohibida cualquier actividad y otras zonas en las que se permiten ciertas actividades con algunas restricciones. Está incluida en la Red Natura 2000 de la Unión Europea como LIC dentro de una zona más amplia denominada “Franja Litoral Sumergida de la Región de Murcia” y, además, el faro -que se encuentra sobre el Cabo de Palos- está declarado como Bien de Interés Cultural.

Las características de temperatura y salinidad de las aguas de la reserva y su entorno son similares a la de la plataforma continental entre el Cabo de La Nao y el Cabo de Gata, sufriendo marcadas influencias de las estaciones y de las aguas atlánticas procedentes del Estrecho. En verano, la temperatura media de 25 grados y la salinidad media 36,9 por ciento de los primeros 20 m, son las más elevadas del litoral de la Península en aguas libres.

Flora y fauna submarinas

Los fondos de la reserva marina constituyen una muestra del litoral mediterráneo bien conservado, con praderas de (Posidonia oceánica) en buen estado, así como comunidades biológicas, vegetales y animales, ricas y diversas. Esta elevada biodiversidad se debe a la gran variedad de ambientes que existen, resultado del relieve de los fondos y de los aportes de las masas de agua que proceden de lugares lejanos.

Son comunes en la reserva marina diversas especies entre las que cabe destacar el mero (Epinephelus guaza), la lubina (Dicentrarchus labrax), el dentón (Dentex dentex), o la dorada (Sparus aurata), aunque también abundan especies pelágicas como la lecha (Seriola dumerilii) y escómbridos como el bonito (Sarda sarda) o la melva (Auxis rochei).